Los problemas de conducta

Los delirios.

4m

Los delirios son una creencia falsa de lo que está pasando en la realidad. Debido a los cambios que se producen en el cerebro, las personas con demencia tipo Alzheimer pueden tener delirios y ser de contenido muy diverso: creer que están intentando envenenarle o que su familia le roba, de infidelidad o de que la casa en la que viven no es la suya.

Los delirios ocasionan a menudo malestar en la persona que los sufre y en los familiares, ya que suelen provocar ansiedad y conductas agresivas y alterar el funcionamiento normal de las actividades de la vida diaria. Los delirios pueden aparecer en cualquier momento de la enfermedad, aunque suelen ser más frecuentes en etapas medias y avanzadas.

¿Cómo debemos actuar ante las delirios?

Estas son algunas pautas a tener en cuenta a la hora de enfrentarnos a estas conductas:

  • La mejor forma para empezar a ayudar a alguien que tiene delirios es consultar al médico de referencia. El médico buscará causas y valorará que tipo de tratamiento necesita añadir o ajustar los medicamentos para reducir y/o eliminar los delirios.
  • En el momento en que los delirios aparecen es importante reaccionar con calma e intentar tranquilizar a la persona con un tono suave, palabras amables así como distraer su atención hacia otras actividades.
  • Debe evitar convencer a la persona de que no es cierto y no es adecuado discutir con ella sobre la veracidad de lo que cree. Ante preguntas directas es mejor no contestar o dar respuestas neutras. Igualmente es importante no rebatir constantemente ya que esto puede provocar conflictos.
  • Si la persona está asustada hay que tranquilizarla e intentar desviar su atención con otra actividad, como dar un paseo, escuchar música, etc.
  • Es interesante anotar en que momentos aparecen los delirios o son más frecuentes ya que puede ayudar a determinar si estos comportamientos se producen en momentos específicos del día o con personas particulares. La identificación de las causas puede ayudarle a realizar cambios para superar las dificultades.
  • Muchas veces ponerse en la piel de la persona que sufre estos cambios es útil para entender mejor la situación y encontrar soluciones.
  • Es importante evaluar si los delirios tienen un impacto verdaderamente negativo en la vida de la persona y en sus familiares ya que no todos los delirios son molestos para la persona. Si bien las intervenciones no farmacológicas antes comentadas suelen ser eficaces, si los delirios persisten se deberá consultar con su médico de referencia para valorar el mejor tratamiento.

¿Qué te ha parecio el contenido?

  • ¿Te ha resultado útil?

  • ¿Ha sido fácil de leer?

  • ¿Ha resuelto tus dudas?

¡Gracias por compartir tu opinión!

Recuerda que si tienes alguna sugerencia puedes enviarnosla en el apartado Sugerencias de nuestra web.

Tags relacionados

CONDUCTA DEMENCIA

Todos los artículos de "Los problemas de conducta"