El diagnóstico

¿Cómo se diagnostica una demencia?

4m

Comparte este artículo

Cuando una persona acude al médico porque él mismo o sus familiares han notado cambios en una o más funciones cognitivas, el primer paso es objetivar, caracterizar y cuantificar estos cambios.

Para ello se realiza un estudio neuropsicológico que explora cada una de las funciones cognitivas para averiguar si efectivamente el rendimiento está por debajo de lo esperado por edad, sexo y escolaridad. También se realizan pruebas radiológicas para estudiar la estructura del cerebro, como una Tomografía Computerizada o una Resonancia Magnética.

Estas pruebas nos ayudan a entender si hay lesiones de cualquier tipo y si el cerebro está más envejecido de lo normal. Por último, se solicitan también pruebas analíticas para explorar ciertas hormonas y vitaminas que podrían contribuir a los cambios cognitivos.