Delegar responsabilidades

¿Cómo encarar la economía familiar?

4m

¿Qué valorar en la economía familiar frente a un diagnóstico de demencia? En la progresión de la enfermedad, se darán cambios a los que la persona y sus seres cercanos deberán afrontar.

  • A medida que la persona con demencia pierde lentamente la capacidad de ser responsable de sus actos, sus problemas cognitivos y de comportamiento pueden acarrear problemas legales.
  • El asesoramiento en aspectos económicos y legales es necesaria para abordar estos problemas, y preservar la dignidad, los derechos y el bienestar de la persona y su entorno social.
  • La carga financiera de muchas familias puede incrementarse con el tiempo, con lo que la necesidad de asesoramiento, se vuelve más urgente.
  • Es habitual que la persona con demencia se sienta cada vez más confundida respecto a estos asuntos. Es posible que olvide pagar facturas, pierda dinero o lo regale, que no reconozca los billetes y monedas o que no entienda lo que representan.
  • En cambio, muchas personas se vuelven cada vez más obsesionadas o inquietas con respecto a los asuntos financieros, generándose dificultades familiares.
  • Por parte de la familia, al ocuparse de las cuestiones legales y financieras pronto se pueden evitar futuras complicaciones, además de que, la persona tiene la posibilidad de involucrarse por completo en la toma de decisiones y se puede obrar según sus deseos.

Así mismo, la conciencia y comprensión de la enfermedad puede derivar en reticencia o colaboración por parte de la persona a planificar y tomar decisiones en relación a su futuro.

1. Situación patrimonial presente

Ingresos (salario, pensión u otros gastos) y deudas (pólizas, seguros médicos, contribuciones, impuestos, comunidad vecinos, hipotecas, créditos, facturas…), cuentas bancarias y cajas ahorro (depósitos bancarios, cuentas bancarias, acciones, cajas fuertes, tarjetas de crédito y otros productos bancarios…), propiedades (propiedades y rentas que pueden generar o mantenimiento que esto supone, joyas, automóviles, colecciones…).

2. Gestión económica futura

Las atenciones y cuidados que puede precisar la persona van a suponer un gasto económico. Incluyendo los gastos mensuales, anuales y extraordinarios habituales: alimentación, ropa, medicación, seguros médicos, energía, transporte… y otros complementarios como pueden ser: adaptar la casa y hacerla más segura, ayudas técnicas, complementos dietéticos, servicios contratados (asistencia personal, enfermera, fisioterapeuta, logopeda, neuropsicología… o bien recursos externos: rehabilitación cognitiva, transporte adaptado, centro día, centro residencial…).

3. Planificación legal

La previsión de una disminución de la capacidad de autogestión del patrimonio y autogobierno hace necesario plantearse la figura de un representante que vele por los intereses de la persona y su patrimonio. Las voluntades anticipadas, poderes notariales, figuras de protección legal (autotutela, curatela…) son algunas de las modalidades legales establecidas en nuestro sistema judicial.

¿Qué te ha parecio el contenido?

  • ¿Te ha resultado útil?

  • ¿Ha sido fácil de leer?

  • ¿Ha resuelto tus dudas?

¡Gracias por compartir tu opinión!

Recuerda que si tienes alguna sugerencia puedes enviarnosla en el apartado Sugerencias de nuestra web.

Tags relacionados

RESPONSABILIDADES COMUNICACIÓN HOGAR